El Carácter de Las Artes Marciales

Entrenamiento

Mejorar nuestra forma de reaccionar ante diferentes escenarios nos otorga la ventaja. Nos impulsa al éxito.

Una de las cosas más difíciles de trabajar en la personalidad es el carácter; pero es bueno saber que a diferencia del temperamento, el carácter se puede moldear. El temperamento es algo más genético, viene con nosotros. El carácter no, es aprendido y eso nos da una enorme ventaja.

Las artes marciales son una excelente herramienta para mejorar nuestro carácter, de hecho es una de las cosas que más se repiten en un dojo o lugar que se escoge para el entrenamiento de artes marciales como el Karate, Judo, etc.

Conozco a muchos padres que recurren a un maestro de artes marciales para que los ayuden a defenderse de ataques en la calle. De hecho algunos lugares donde se entrena artes marciales, dice en algún lugar defensa personal. A veces el infante ha sido sometido a bullying y por esa razón los padres los llevan a estos centros. Muy pocos lo hacen pensando en llevarlos para que les ayuden a mejorar como personas.

Casi todas las artes marciales tienen filosofías de vida de fondo, no son solo artes de combate; pero esta última es la parte que más se conoce. Lo cierto es que una vez que comienzan los entrenamientos, los maestros trabajan mucho la parte psicológica y lo que tiene que ver con defensa personal es secundario y en algunos casos es mínimo el entrenamiento que se recibe en este sentido.

MaestroSolemos escuchar decir —al menos un millón de veces— en el entrenamiento, que deben aprender a controlarse y eso es exactamente lo que los hace crecer como personas. Porque los ayuda a formarse un carácter más robusto  y eso es de gran ayuda para aumentar la autoestima.

Cuando alguien va a un entrenamiento y aprende a derribar a un oponente, a esquivarlo o a someterlo, aumenta su confianza y eso hace que su actitud en la calle sea diferente. Los agresores perciben cuando un individuo es presa fácil y por eso van contra ellos. Cuando la actitud de un individuo es fuerte, los problemas de peleas tenderán a disminuir. Por un lado, porque su actitud crea un efecto disuasivo en el oponente y por otro, porque en su lugar de entrenamiento le repiten a cada momento que lo que aprende no es para agredir y que debe evitar la riñas, debe aprender a controlarse.

Pueden notar que el trabajo de las artes marciales no solo les deja un aprendizaje sobre el arte del combate, sino que también les enseña que lo que se aprende en el combate puede servir de gran ayuda en su vida cotidiana. Por supuesto que para eso hay que tener un buen maestro.

Niño preparadoMejorar su carácter no solo puede ayudar a ganar peleas sin pelear, también le ayuda a fortalecer la autoestima, a enfrentar los problemas con más seguridad y a ganar confianza. A fin de cuentas, cuando buscas una relación con otra persona, sea de amistad, de trabajo o negocios, lo que la otra persona busca es alguien equilibrado con quien pueda prosperar, mejorar y el buen carácter, provee eso.

Cuando un jefe te dice que no puedes irte más temprano de la hora de la salida y tu lo necesitas para resolver un problema, cuando intentas hacer algo y te sale mal, cuando no logras aprobar una materia en el colegio, tu temperamento tratará de hacer estragos con tu personalidad; pero si fortaleces tu carácter, podrás enfrentar la situación de una manera más conveniente.