La distancia entre ganar o perder

Lucha Samurai

Para la victoria, aprende a no estar lejos de lo que controles y cerca de lo que no puedas dominar.

El arte del combate puede servirnos también para enfrentar situaciones  de la vida. Así como decidimos avanzar o retroceder ante un oponente podemos hacerlo en una entrevista de trabajo, por ejemplo. Ante una pregunta, ¿Avanzo o retrocedo?, el asunto es que en ambos casos debo estar preparado para actuar. Eso lo enseñan las artes de combate, especialmente el karate.

La disciplina marcial, trabaja mucho sobre la repetición de determinadas acciones y se hace con la intención de lograr que el ejecutante domine la técnica a tal nivel, que logre en un momento actuar en el no pensar. Su cerebro y sus músculos están tan acostumbrados a entrenar defenderse de un ataque determinado o moverse de una manera específica, que cuando este sucede actuará sin perder tiempo en pensar o analizar lo que debe hacer para sobrellevar el ataque.

EntrenamientoEs muy importante saber que la distancia o maai, como se conoce en karate, es fundamental para la victoria. Se recomienda al peleador que mantenga su distancia y que no entre en la distancia del oponente. Cuando mantenemos la distancia nuestra, somos capaces de controlarla y mantenernos seguros; pero cuando entramos en la distancia del contrario el control saldrá de nuestras manos y eso es una gran desventaja, y eso puede costarnos la pelea, en estos tiempos; porque en épocas pasadas, donde los samurays se enfrentaban, los encuentros eran a muerte. Solo había dos formas de salir de un combate, vivo o muerto; la victoria era vivir y la derrota morir. En ocasiones cuando el perdedor quedaba vivo, ante la deshonra hacía seppuku (suicidio cortándose el vientre) o se retiraba a un monasterio a pasar el resto de sus días.

Si en contrario se acerca, aléjate y mantén tu distancia y si en cambio se aleja acércate y mantén tu distancia.

Cuando enfrentamos un problema personal o de trabajo, podemos aplicar el mismo principio de la distancia para salir victoriosos de esa pelea. Si nuestro problema es con que tenemos ingresos insuficientes, para enfrentarlo no debemos caer en el terreno del problema, solo seguiríamos cavando el hoyo hacia abajo y así difícilmente podríamos salir. Sin entrenamiento seguramente caeríamos en esa situación; pero si entrenamos el principio de la distancia, con cosas cotidianas y de manera frecuente, tendremos más posibilidades de salir victoriosos.

Entrena siempreEntrena, no cedas inmediatamente al deseo de comer un chocolate. Cómelo después de tomarte un tiempo, solo para entrenar. Si te provoca decir algo, espera y dilo cuando exista el contexto adecuado más tarde, solo para entrenar. En cuanto al problema de los ingresos, piensa en cómo resolverlo, buscando otro empleo, trabajando desde casa, etc.; pero no lo hagas todo el tiempo, establece y tómate un tiempo que consideres conveniente para tal fin.

Tomar distancia de los problemas en un combate o en la vida, te da el espacio suficiente para tomar otras decisiones que pueden ser más convenientes para obtener la victoria. Mantener la distancia es una decisión que te dará la oportunidad para atacar al oponente cuando lo tengas en tu terreno; pero recuerda que para que puedas tener el éxito deseado aplicando la técnica debes entrenarla en cada momento de tu vida.